Secreciones sexuales

Además de las glándulas endocrinas que segregan el fluido que llamamos sudor, tanto hombres como mujeres tienen otras glándulas apocrinas en ciertas partes del cuerpo, las cuales segregan otros fluidos con un olor distintivo aunque no desagradables, estas secreciones desempeñan un papel muy importante en la atracción sexual.

La mujer cuenta con un número considerablemente mayor de estas glándulas que el hombre, en las mujeres las glándulas apocrinas se encuentran localizadas en torno a los pezones, en el ombligo, debajo de los brazos y en la zona genital en los labios menores.

Las secreciones entorno a la vagina son perfectamente normales, saludables y no necesitan ser eliminadas, además debida a una sensibilidad de los tejidos de esa zona los desodorantes pueden resultar perjudiciales.

La rutina diaria

En la medida en que tu higiene personal incluya el lavado del área genital (la vulva en la mujer y el pene en el hombre), no hay razón para que se produzcan olores desagradables, así mismo, tanto hombres como mujeres deben cambiarse diariamente la ropa interior si quieren sentirse realmente frescos y limpios.

La causa más común de los olores desagradables en el área genital, cuando no hay ninguna infección que pueda producirla, es la acumulación de humedad tanto en las glándulas endocrinas como en las apocrinas y de la acción de las bacterias sobre estas secreciones.

El modo más eficaz de reducir el riesgo del olor es una simple rutina de lavado con agua y jabón, esto eliminará las secreciones y también las bacterias presentes en la piel, para las mujeres es muy importante lavarse cuidadosamente los pliegues de la vulva par que toda la zona quede perfectamente limpia.

Esmegma

Un cuidado especial debe brindarse a la zona entre los labios mayores y menores y alrededor del clítoris, es ahí donde se forma el esmegma (detritus celular).

Del mismo modo los hombres pueden encontrarse este esmegma en el pene, es esencial que el pene sea cuidadosamente lavado todos los días, los hombres que no han sido circuncidados deben estirar el prepucio y eliminar las secreciones y las bacterias que puedan haberse formado en esa zona.

El esmegma no sólo es desagradable, sino que puede producir una inflamación si no se lava el pene.

Un sexo limpio

Es conveniente que ambos se laven la zona genital antes y después del coito, los hombres tienden a ser menos escrupulosos en este sentido y pueden necesitar un poco de estimulo para hacerlo, también es aconsejable orinar después del coito, el paso de la orina no permite el desarrollo de las bacterias y puede ayudar a los hombres a impedir la cistitis y la uretritis.

Si tu o tu compañera presentan una inflamación, llagas o cualquier secreción en la zona genital, debéis interrumpir la relación sexual y acudir al médico.

El sexo oral

Siempre se ha creído que la práctica del sexo oral es algo sucio, ello probablemente se debe a que algunas personas consideran que el sexo es sucio y por lo tanto no pueden aceptar la que la boca entre en contacto con los genitales.

No hay razón alguna para no practicarlo si los genitales están limpios, pero deben asegurarse de ello antes de embarcarte en este juego amoroso.

En cuanto a la transmisión de infecciones en el sexo oral-genital no es más peligroso que el coito pene-vagina.

Algunas infecciones, tal como la gonorrea, pueden trasmitirse desde los genitales a la boca o a la garganta, otras como la tricomoniasis, no.

El herpes puede trasmitirse de la boca a los genitales y viceversa, de modo que si tu o tu compañera tenéis yagas en la boca, no debéis practicar el sexo oral hasta que hayan desaparecido.

Del mismo modo si alguno de vosotros sufre inflamación, yagas o secreciones en la zona genital, debéis de interrumpir el contacto sexual, algunos tipos de estreptococos son comunes en la vagina y una secreción vaginal recurrente puede estar causada por gérmenes alojados en la boca o en la garganta de su pareja.

Diagnosticar las secreciones

Mientras que las secreciones normales y saludables de la vagina son inodoras y sólo produce olor cuando las bacterias actúan sobre ellas, las secreciones súbitas provocadas por una infección se caracterizan por un olor penetrante, estas secreciones son habitualmente de color amarillo o rosa, en lugar de blancas o claras y necesitan tratamiento, las mujeres que presentan este tipo de secreciones deben acudir al médico o a una clínica para su diagnosis, el tratamiento es habitualmente rápido y directo.

Si la mujer sufre una secreción muy fuerte en determinados momentos de su ciclo menstrual y no padece ninguna infección se sentirá más cómoda si utiliza una compresa desechable.

Cistitis

La cistitis es una inflamación de vagina que puede estar causada por las bacterias que normalmente viven a la entrada de los intestinos y a su alrededor, cuando son llevados a la vejiga y a la uretra estas bacterias se multiplican y provocan una inflamación del revestimiento de la vejiga.

La cistitis es más corriente en las mujeres que en los hombres, en parte porque el ano, la vagina y la uretra están más próximos y porque la uretra es mucho más corta en las mujeres, permitiendo que los gérmenes tengan un acceso más fácil a la vejiga.

La cistitis está relacionada con el inicio de una vida sexual activa, debido a ello se la suele llamar "cistitis de luna de miel", en estos casos el problema está originado por la falta de lubricación vaginal y el uso de la saliva o una pomada especial puede ayudar a solucionarlo, en casos muy raros se ha descubierto en la causa de la cistitis una bacteria que vive debajo del prepucio de los hombres que no han sido circuncidados.

Otra fuente de trasmisión de gérmenes se produce cuando la mujer se limpia después de haber ido al cuarto de baño, siempre debe limpiar el ano de delante hacia atrás para que los gérmenes no pasen del ano a la uretra.

Si una mujer es propensa a sufrir cistitis no debe usar antisépticos, polvos de talco, jabones perfumados o jabones en la zona que rodea a la vagina, así mismo es aconsejable evitar el champú y los aceites en el baño si producen irritación en la vagina.

Cualquier prenda ceñida puede contribuir a provocar cistitis especialmente las fibras sintéticas.

La higiene durante la menstruación

Los periodos menstruales difieren según las mujeres, tanto en términos de duración como en la cantidad de sangre expulsada, algunas mujeres son lo bastante afortunadas para tener hemorragias de 3 días, mientras otras sufren hemorragias durante 8 días.

El fluido menstrual consiste en sangre, células degeneradas de revestimiento uterino y moco proveniente de las glándulas del canal cervical, este fluido es inodoro cuando se encuentra en el interior del útero, pero una vez que se desplaza hacia la vagina las bacterias empiezan a actuar sobre el contenido sanguíneo produciendo el característico olor menstrual, a fin de impedir de que el olor se vuelva ofensivo para los demás es importante lavarse frecuentemente durante la menstruación y cambiar los tampones y las compresas, estos deben cambiarse por lo menos 3 veces al día y con más frecuencia durante los primeros días, cuando la hemorragia es más intensa, siempre debes asegurarte de que tus manos estén limpias cuando insertes el tampón, particularmente con aquellos que no llevan aplicador.

Síndrome del shok tóxico

El frecuente cambio de los tampones, no sólo elimina el riesgo de olores o infecciones sino que también evitan el riego de contraer el síndrome del shok toxico (SST), hace poco años el SST, una afección potencialmente grave, reveló su conexión con el uso de tampones como resultado de que ciertas marcas de tampones fueron declaradas peligrosas y se prescribió el uso de fibras naturales a las sintéticas súper absorbentes.

Las infecciones SST, están provocadas por el staphylococos aureus, y si bien puede presentarse tanto en hombres como en mujeres, se haya más frecuentemente vinculada al uso del tampón durante la menstruación.

En la medida en que los tampones de baja capacidad de absorción se cambien con frecuencia y usando compresas por la noche, no es probable que se declare un SST, muchas mujeres prefieren utilizar un tampón de gran absorción durante los primeros días del periodo y luego cambiarlos por otros de menos absorción cuando la hemorragia disminuye en intensidad, un tampón de elevada capacidad de absorción no se debe usar como alternativa a los frecuentes cambios.

En el caso muy poco probable de que la mujer experimente fiebre alta, vómitos, diarrea, dolores musculares o sarpullidos, tendrá que quitar el tampón y avisar al médico.

Contracepción y periodos

Los diferentes métodos de contracepción puedan afectar a la cantidad de sangre que se pierde durante el ciclo, una mujer que tome la píldora combinada, experimentará una hemorragia menos profusa cada mes que eliminará los problemas asociados con los periodos, las mini píldoras (píldoras que sólo contienen progesterona) actúan de un modo diferente a las píldoras combinadas y las mujeres que las toman pueden descubrir que tiene perdidas de sangre entre periodos y en ocasiones periodos irregulares.

Las mujeres que llevan una espiral tienden a presentar periodos muy abundantes y a veces hemorragias intermitentes, especialmente cuando el DIU ha sido colocado recientemente.

Cápsulas y diafragma

La cápsula y el diafragma no alteran el periodo pero suponen ciertos cambios en la rutina del baño y la ducha, el baño debe realizarse antes de colocarse la cápsula y el espermicida, y para asegurarse de que el espermicida no es eliminado, no debe bañarse hasta después de 6 horas de haber hecho el amor, esta rutina suele funcionar bien por la noche ya que se puede tomar el baño por la mañana después de haber quitado la cápsula.

La cápsula se debe quitar y lavar con agua y jabón después de cada sesión, debe secarse y mantenerse en un lugar seco y frescor, nunca debe ser desinfectada o hervida, ni rociarse con detergente, talco o lubricante, algunas mujeres utilizan la cápsula para disfrutar más del coito cuando están menstruando, esto no supone ningún problema tanto si la mujer usa cápsula como si no la usa.

Si la cápsula está siendo utilizada como método anticonceptivo y como dispositivo puedes quedarte embarazada por haber hecho el amor durante el periodo, debe permanecer en su lugar durante 6 horas para ser reemplazada posteriormente por un tampón o una compresa.

Si la cápsula se utiliza exclusivamente para evitar la sensación desagradable de hacer le amor mientras esta menstruando puede quitarse inmediatamente después del coito.